Acercamos soluciones integrales que generen valor social en el largo plazo para las personas que necesitan mejorar su calidad de vida a través de la educación en nutrición y la investigación en nutrigenómica.

Todas las personas aspiramos a la salud, a una vida productiva, al progreso. Es decir, al bienestar. Vivir en estas condiciones nos da la oportunidad de trascender y mejorar nuestro entorno, dejando legados que permanezcan en el futuro.

Más allá del acceso a los alimentos, cada uno de nosotros necesita nutrirse de manera adecuada para lograr ese bienestar. Una alimentación balanceada impacta positivamente en muchos aspectos de la vida de las personas, incluyendo su desarrollo y el de sus comunidades.

Fundación FEMSA trabaja en proyectos sostenibles que aportan una mejora en la calidad de vida de las personas. A partir de 2013 apostamos por la educación nutricional porque estamos convencidos de que las decisiones personales sobre la alimentación, basadas en conocimientos adecuados, pueden tener un impacto positivo exponencial para la sociedad.